FB

viernes, 12 de agosto de 2016

De cuando España la podía cruzar una ardilla…

Feria Libro Madrid 2016
Con música...
…saltando de árbol en árbol, sin tocar el suelo.
Eso me trae a la neurona coprolálica (¿que no sabes lo que es? Pregúntaselo a Tourette que tenía un taburete… Nooooooo, el que no lleva tilde aunque vaya entre interrogaciones, so flor… ¿Cómo? Y en la calle también aunque vengas armado con académico tuitero zendarín) la feria del libro españoliense.  ¿Que qué tiene que ver? (¿otra vez?). Pues que una vez soñé que un ciudadano podía cruzar España haciendo la ruta de la feria del libro, esto es (que decía mi profe de lengua en Hispánicas –Montesinos, va por usté–, en primero), que terminaba una y empalmaba (¿mande?) otra por todas las provincias de España (que son 50 y dos ciudades autónomas, ¿tanterao, Lobo?).
Pero salvando la Feria del Libro de Madrid, el Líber de Barcelona y poco más (tan poco que ahora ni caigo) las ferias de libros de España, en general, dan vergüenza. Vergüenza por la poca intención de las editoriales en invertir, por el ínfimo interés de diputaciones/ayuntamientos en potenciarlas y por el paupérrimo hábito lector en estas Españas de Dios (es Cristo, amén).
Feria Libro Madrid, 2016
Con arte...
El hábito lector es una mesa de cuatro patas: los docentes, las familias, los medios de comunicación y el gobierno (no, no, no, guapos, los de las editoriales no os libráis), hasta que no se trabaje formando equipo la mesa cojeará y todo lo que se intente dejar sobre la tabla será en precario equilibrio.
Ahh… (suspiro orgásmico, sentiende) Esas bombas de relojería lectoras que estallen en casa y pidan libros para los Reyes, cumples y sucedáneos consumistas (lo siento, bartolón de rojo, tres mejor que uno)… Esos programas, auspiciados por el gobierno, a lo Oprah Winfrey que arriman las ascuas comerciales al mundo literario…  Esos medios de descomunicación que nos bombardean continuamente con noticias literarias con tanto énfasis y duración como las futbolísticas…  (¿Que en España nunca se verá a un escritor como a un futbolista bienpagao? Con lo frikis que somos para endiosar todo es cuestión de canalizar energías, chavalote). Esos padres yendo con sus hijos cada 15 días a la biblioteca (¿Queso noxiste? ¿Quetapuestas?)...
En fin, al final nos vamos a tener que remangar… Por lo pronto, me acabo de enterar de que hay nueva web de lectura/literatura, Zenda, por algo se empieza.
A ver si también vamos a tener que poner Pokemon en las librerías y bibliotecas para que alguno pueda decir que ha pisado una al menos una vez en su vida...